Altea, costa blanca norte
¿Qué hacer en Altea, paraíso de la Costa Blanca?
6 enero, 2017
Chalets modernos Finestrat
Construcción de Villas modernas en Finestrat
11 enero, 2017

La Toscana Valenciana, una escapada para perderse uno mismo

Toscana Valenciana

 

Una escapada no es un gran viaje pero puede ser una gran experiencia.

Puede que sean pocos días, pero sirven para desconectar, descansar y coger aire para la vuelta al trabajo. Una escapada es una terapia desestresante que no deberíamos desdeñar, y más en esas épocas en que muchos creen que no deben hacerse. ¿Por qué el otoño o el invierno no son buenos meses para darnos un respiro? Quién no ha oído esta frase o alguna parecida alguna vez…

Parece que si no es verano o primavera no conviene salir de viaje!

 

 

Toscana Valenciana                                                                                     una imagen que es toda una postal de la llamada Toscana valenciana

 

Pues quienes piensan eso se pierden uno de aquellos placeres que en una región como la nuestra tienen al alcance de la mano sin necesidad de grandes reembolsos ni grandes planes.

Porque las opciones están ahí, sólo es querer aprovecharlas.

 

 

En la Costa Blanca, sin ir más lejos, algunos desconocen que en las tierras de interior se esconde un cautivador rincón de nombre seductor que, cuando la visitas, le hace justicia por completo:

La Toscana valenciana

Parece pretencioso, ¿verdad? Seguro que están exagerando, puedes pensar. Pero te aseguramos que te sorprenderá gratamente. Además, en otoño tiene un encanto especial y merece mucho la pena por sus posibilidades.

Desde ModernHouse Spain solemos visitarla saliendo de la costa, desde Jávea o Benidorm, por ejemplo. O desde Benissa, ya en el interior, de camino hacia los municipios de Moixent, Fontanars dels Alforins y La Font de la Figuera, que es por donde discurre esta zona con tanto encanto.

 

Pero… ¿por qué esto de la ‘Toscana’? ¿Será por su similar paisaje con la original italiana?

En parte, sí. Es indudable que hay un parecido razonable, aunque reivindicamos su personalidad propia y única, porque la tiene. Una reivindicación que, paradojas del destino, sirvió para darle este nombre con tanto potencial turístico, como si fuera producto del marketing más inteligente. Pues nada más lejos de la realidad.

En este caso nació porque los vecinos protestaron contra un vertedero que se quería construir en la zona.

Su lema: ¡Cómo iban a destruir la Toscana valenciana!

Así dieron a conocer su movimiento y, sin saberlo, inventaron una marca que funciona y que, desde entonces, atrae a visitantes y residentes. Por cierto, los vecinos consiguieron que no se construyera ese vertedero.

El triunfo de la protesta social dio paso, sin saberlo, a una estrategia que sirvió para dar a conocer esta zona esculpida sobre campos de cultivo y eclipsada por viñedos que se mezclan con prados y llanuras que se pierden entre los tonos marrones y anaranjados de un horizonte de valles color ocre. Un escenario incomparable para acompañar con vino, quizás por ello se puede degustar en más de una decena de bodegas que trabajan desde mucho tiempo atrás y, evidentemente, muchos años antes que les llamaran la Toscana.

El primer paso de la lucha social de los campesinos fue hacer visible su problema, pero además consiguieron  darle nombre y popularidad al entorno que intentaban proteger, así nació, lo que hoy se conoce como La Toscana Valenciana. 

 

Y el vino es el verdadero elemento que crea un ineludible e innegable paralelismo con la región transalpina,

de mayor extensión, mucho más orográfica (más colinas) e infestada de cipreses que en su réplica cuesta encontrarlos.

Aquí el paisaje es más llano, aunque las sierras de l’Ombria y Grossa le dan ese paraje de altura que tanta similitud evoca con Italia al verlas de fondo. Igual que el fascinante castillo de Montesa, prueba de antiguas civilizaciones a su paso por estas tierras, con huella medieval y restos de pueblos íberos (Alcusses).

Con todo, la llamada ‘Toscana valenciana’ es singularmente una parte del Alicante interior con una riqueza propia que se torna una escena ideal para esa escapada de otoño/invierno en que las horas pasan como las hojas que están cayendo. O ya han caído.

 

Pou Clar, toscana valenciana                                                                                                uno de los muchos y bellísimos rincones de Pou Clar, Toscana Valenciana

 

Uno viene a lugares como este para disfrutar del tiempo que en nuestro día a día se nos va sin darnos cuenta.

Aquí todo pasa más lentamente, porque el entorno rural lleva esa paz

y relajación que invita a relajarse, a observar, a caminar, a pesar. No es casualidad que esta zona tenga tantas rutas de senderismo para completar a pie o en bicicleta. Por eso recomendamos la  Vall d’Albaida, con su enorme oferta de rutas que puedes descubrir por temáticas, por sierra y por municipios.

Si no encuentras ninguna es que este no es tu lugar, a menos que tu intención, y más con el frío del invierno, sea refugiarte en algún alojamiento con encanto y desconectar del mundo.

También puedes hacerlo. Con la garantía que si quieres que no te encuentren, no te  encontraran.

Las escapadas son una forma condensada de vacaciones: Pueden cundir tanto o más cuando más lo necesitamos.

En otoño o en invierno, a pesar del frío, ver y respirar naturaleza te conecta con aquello que importa. Si no lo has (com)probado, ya estás tardando.

No obstante, nuestra propuesta no pasa (sólo) por encerrarse en una casa rural, sino por descubrir las, como decimos nosotros, pequeñas maravillas que se esconden en cada rincón de nuestra tierra. Y aquí existe una que no puedes perderte.

Los pozos excavados por el agua en la roca calcárea donde nace el río Clariano. Son las conocidas pozas de Pou Clar Cada una tiene su nombre, por obra y gracia de los vecinos y lugareños, que quisieron darle ese toque personal a un paraje fluvial que enamora sólo verlo.

 

En fin, que no hay excusas para no salir de casa en aquellos meses que algunos creen que deben resguardarse y esperar el sol de primavera para empezar a pensar en vacaciones. No saben que las escapadas actúan de resorte, de ancla, de aire fresco, o sencillamente de descanso. De todo aquello, en definitiva, que deseamos, queremos o necesitamos. Y siempre, aunque no nos parezca, lo necesitamos.

¿Conoces a alguien que haya vuelto peor de una escapada?

Felix Ramirez
Felix Ramirez
Director de Modernhousespain, +30 años construyendo Villas en Costa Blanca, Trail Runner, Backpacker, Apasionado del Marketing, Ventas e Idiomas.